En ocasiones me preguntan sobre obras y textos que den razón del “giro cultural” y del posible empleo de estos estudios en historia social.

La naturaleza misma de la nueva historia cultural deriva en que no puede reducirse a una serie de pasos, como sucedía con la historia cuantitativa y serial. No hay un equivalente del muy consultado libro de Ciro Cardoso y Héctor Pérez Brignoli, Los métodos de la historia. Iniciación a los problemas, métodos y técnicas de la historia demográfica, económica y social (Barcelona, Crítica, 1976). Esta nueva corriente consiste en una serie heterogénea y plural de teorías, principios, conceptos y actitudes que no pueden reducirse fácilmente a una enumeración ordenada de pasos y procedimientos. En muchos aspectos, tiene una relación muy cercana a la creación literaria, con la que está muy emparentada: tiene más de arte que de método.

Lo que sigue, por tanto, son varias lecturas recomendadas. He buscado en lo posible artículos que sirvan a modo de introducción y que estén disponibles en línea. Los interesados podrán acudir a las obras principales de cada autor, en bibliotecas y librerías (o algunos sitios en la web…). Algunos textos no han sido traducidos; si llega a ocurrir, actualizaré las referencias.
No pretendo ser un experto en esta compleja perspectiva, sino un lector muy interesado. Iré incorporando referencias en la medida en que avancen mis propias revisiones.

………………………………………

Una mirada crítica de la historiografía de los Annales y la evolución historiográfica contemporánea: François Dosse, La historia en migajas. De Annales a la “nueva historia“, México, Universidad Ibero Americana, 2006.

Un “estado de la cuestión” de la historia social, en Peter Burke, Historia y teoría social, Buenos Aires, Amorrortu, 2007.

Sobre el carácter “relacional” de la historia social con otras disciplinas: Jürgen Kocka, “Historia social. Un concepto relacional”, en Historia Social, no. 60 (2008), pp. 159-162 (Disponible en jstor)

Una discusión de la correlación entre estructura y “agencia” (la capacidad individual o colectiva de controlar o transformar hasta cierto punto las relaciones sociales en que se está inmerso): William H. Sewell, Jr., “A Theory of Structure: Duality, Agency, and Transformation”, American Journal of Sociology, Vol. 98, No. 1, Jul., 1992. (Disponible en Jstor)

Una crítica a la historia de las “mentalidades”, que tuvo un desarrollo importante en México: Fréderique Langue, “La historia de las mentalidades y el redescubrimiento de las Américas”, en, Revista Actualidades, Centro de Estudios Latinoamericanos Rómulo Gallegos, Caracas, n°7, 1998. (PDF)

La historia social e historia conceptual: la cambiante etimología de las palabras “claves” y vinculadas con sistemas de valores, como “progreso”, “decadencia”, “patriotismo” o “revolución”: Reinhart Koselleck , “Social History and Conceptual History”, en International Journal of Politics, Culture, and Society, Vol. 2, No. 3, 1989. (Disponible en Jstor)

El giro interpretativo en las ciencias sociales: la narración como una “descripción densa” que toma en cuenta de manera detallada el texto y el contexto para comprender las conductas y los patrones de las relaciones sociales y culturales. Clifford Geertz, La interpretación de las culturas, México, Gedisa, 1987.

Historia y memoria histórica: Pierre Nora, “La aventura de Les lieux de mémoire”, Ayer , 1998, No. 32, 1998. (Disponible en jstor)

Pierre Bourdieu, en El sentido práctico (Buenos Aires, Siglo XXI, 2007), acerca de las personas dentro de los “campos sociales”, en las que recurren a su capital (económico, cultural, social, simbólico). Introduce asimismo la noción de “habitus”, esto es los esquemas de actuar, pensar, percibir y sentir asociados con oficios y posiciones sociales. Interesan asimismo sus reflexiones sobre el papel de los intelectuales en la sociedad.

Sobre el análisis de lenguaje cotidiano de las personas: William Sewell, Trabajo y revolución en Francia. El lenguaje del movimiento obrero desde el antiguo régimen hasta 1848 (Madrid, Taurus, 1982); y Gareth Stedman Jones, Lenguajes de clase. Estudios sobre historia de la clase obrera inglesa (1832-1932), Madrid, Siglo XXI de España, 1989.

Joan Scott, “Sobre el lenguaje, el género y la historia de la clase obrera”, en Historia social, ISSN 0214-2570, Nº 4, 1989. (Disponible en jstor)

En relación a la microhistoria: Natalie Zemon Davis, “Las formas de la historia social” en Historia Social, no. 10, verano 1991. (Disponible en Jstor).

Una revisión de la nueva historia cultural por un reconocido mexicanista:
Eric Van Young, The Hispanic American Historical Review, Vol. 79, No. 2, Issue: Mexico’s New Cultural History: Una Lucha Libre (May, 1999), pp. 211-247 (Disponible en Jstor)

Este volumen de HAHR tiene otros artículos de interés; ver aquí. Ver en particular una respuesta crítica: Stephen Haber, “Todo se vale: la nueva historia cultural de México”, traducido al español en Política y Cultura, núm. 16, otoño, 2001. (PDF) ,

BARABAS, Alicia M., Utopías indias. Movimientos sociorreligiosos en México, México, Grijalbo, 1989.

BRACAMONTE y Sosa, Pedro, La encarnación de la profecía Canek en Cisteil, México, CIESAS, 2004.

CASTRO GUTIERREZ, Felipe, Nueva ley y nuevo rey : reformas borbónicas y rebelión popular en Nueva España, Zamora, Mich., El Colegio de Michoacán – Universidad Nacional Autónoma de México, 1996.

DIAZ-POLANCO, Héctor y Carlos Manzo, Documentos sobre las rebeliones indias de Tehuantepec y Nexapa, 1660-1661, México, Centro de Investigaciones y Estudios Superiores en Antropología Social, 1992, 221 p.

____________ y Araceli Burguete, “Sociedad colonial y rebelión indígena en el Obispado de Oaxaca (1660)”, en Héctor Díaz-Polanco (coord.), El fuego de la inobediencia. Autonomía y rebelión india en el Obispado de Oaxaca. México, Centro de Investigaciones y Estudios Superiores en Antropología Social, 1992, p. 17-52.

DUCEY, Michael T., Una nación de pueblos. Revueltas y rebeliones en la Huasteca mexicana, 1750-1850, Xalapa, Ver., Universidad Veracruzana, 2015.

GARCIA DE LEON, Antonio, Resistencia y utopía. Memorial de agravios y crónicas de las revueltas y profecías acaecidas en la provincia de Chiapas durante los últimos 500 años de su historia, México, Era, 1985, 2 v.

CASTRO, Felipe, Virginia GUEDEA y José Luis MIRAFUENTES  (eds.), Organización y liderazgo en los movimientos populares novohispanos, México, Universidad Nacional Autónoma de México-Instituto de Investigaciones Históricas, 1992, p.37-114.

GIUDICELLI, Christophe, “El miedo a los monstruos. Indios ladinos y mestizos en la guerra de los tepehuanes de 1616 ” , Nuevo Mundo Mundos Nuevos 14 febrero 2005. URL : http://journals.openedition.org/nuevomundo/614

GRUZSINSKI, Serge El poder sin límites. Cuatro respuestas indígenas a la dominación española, México, Instituto Nacional de Antropología e Historia-Instituto Francés de América Latina, 1988.

GÜERECA DURÁN, Raquel, Un dios y un reino para los indios : la rebelión indígena de Tutotepec, 1769, México, Bonilla Artigas Editores – Universidad Nacional Autónoma de México, 2014.

GUTIERREZ, Ramón A., Cuando Jesús llegó, las madres del maíz se fueron. Matrimonio, sexualidad y poder en Nuevo México. 1500-1846, México, Fondo de Cultura Económica, 1993.

HAMNETT, Brian R., Raíces de la insurgencia en México, Historia regional, 1750-1824, México, Fondo de Cultura Económica, 2012.

HUERTA, María Teresa y Patricia Palacios (eds.), Rebeliones indígenas de la época colonial, México, Instituto Nacional de Antropología e Historia, l976.

KATZ, Friedrich (comp.), Revuelta, rebelión y revolución. La lucha rural en México del siglo XVI al siglo XX, México, Era, 1988, 2 v.

LARA CISNEROS, Gerardo, El cristianismo en el espejo indígena : religiosidad en el occidente de la Sierra Gorda, siglo XVIII , 2a. ed., México, Universidad Nacional Autónoma de México – Universidad Autónoma de Tamaulipas, 2009.

MIRAFUENTES GALVÁN, José Luis, “Agustín Ascuhul, el profeta de Moctezuma. Milenarismo y aculturación en Sonora (Guaymas, 1737)”, en Estudios de Historia Novohispana, no. 12, p.123-142.

__________, “El ‘enemigo de las casas de adobe’. Luis del Sáric y la rebelión de los pimas altos en 1751″, en Castro, Guedea y Mirafuentes (eds.), Organización y liderazgo en los movimientos populares novohispanos, México, Universidad Nacional Autónoma de México-Instituto de Investigaciones Históricas, p. 147-176.

__________, “De la resistencia étnica a la rebelión social. Guerra, tumultos y subversión de los indios de Sonora. Siglo XVIII”, en Históricas, no. 24, México, Universidad Nacional Autónoma de México-Instituto de Investigaciones Históricas, 1988, p. 16-22.

NAYLOR, Thomas H. y Charles W. Polzer (comp., ed.), The Presidio and Militia on the Northern Frontier of New Spain. A Documentary History, 1570-1700, Tucson, The University of Arizona, 1986.

PASTOR, Rodolfo, “Rebeliones campesinas en México: 1520-1900. Ensayo de interpretación”, en La palabra y el hombre, no.52, Xalapa, Universidad Veracruzana, oct.-dic.1984, p.103-120.

RIO, Ignacio del, Conquista y aculturación en la California jesuítica. 1697-1768, México, Universidad Nacional Autónoma de México-Instituto de Investigaciones Históricas, 1984.

RUZ, Mario Humberto, “Los rostros de la resistencia. Los mayas ante el dominio hispano”, en María del Carmen León, Mario Ruz y José Alejos García, Del katun al siglo. Tiempos de colonialismo y resistencia entre los mayas, México, CONACULTA, 1992, p. 85-162.

TAYLOR, William B., Embriaguez, homicidio y rebelión en las poblaciones coloniales mexicanas, México, Fondo de Cultura Económica, 1987.

TUTINO, John, De la insurrección a la revolución en México. Las bases sociales de la violencia agraria, 1750-1940, México, Era, 1990.

VIQUEIRA, Juan Pedro, “¨Que había detrás del petate de la ermita de Cancuc?”, en Gabriela Ramos y Henrique Urbano (comps.), Catolicismo y extirpación de idolatrías. Siglo XVI-XVIII, Cusco, Centro de Estudios Regionales Andinos “Bartolomé de las Casas”, 1993, p. 389-458.

YOUNG, Eric van, La crisis del orden colonial. Estructura agraria y rebeliones populares de la Nueva España. 1750-1821, México, Alianza, 1992.

(entrada en desarrollo)
………………

Fuentes

Beleña, Eusebio Bentura, Recopilación sumaria de todos los autos acordados de la Real Audiencia y Sala del Crimen de esta Nueva España. estudio introductorio de María del Refugio González, México, UNAM, Instituto de Investigaciones Jurídicas, 1991

Recopilación de leyes de los reynos de las Indias, libro vii. PDF

Estudios generales sobre derecho indiano

Arenal Fenochio, Jaime del, “La ‘escuela’ mexicana de historiadores del derecho”, Anuario Mexicano de Historia del Derecho, vol. 18, 2006, p. 57-76.

Tau Anzoátegui, Víctor,  El poder de la costumbre : Estudios sobre el Derecho Consuetudinario en América hispana hasta la emancipación, Madrid, Fundación Ignacio Larramendi, 2000. PDF

Tomas y Valiente, Francisco, El derecho penal de la monarquía absoluta: siglos XVI, XVII y XVIII,  2a ed., Madrid, Tecnos, 1992.

Estudios sobre criminalidad

Granados Macías. Claudio Antonio, La justicia criminal novohispana. El caso de la alcaldía de Aguascalientes, 1575-1821, Aguascalientes, Universidad Autónoma d Aguascalientes, 2018. PDF

Hidalgo Nuchera, Patricio, Antes de la Acordada. La represión de la criminalidad rural en el México colonial (1550-1750), Sevilla, Universidad de Sevilla, 2013. 

Lozano Armendares, Teresa, La criminalidad en la ciudad de México, 1800-1821, México, Universidad Nacional Autónoma de México, Instituto de Investigaciones Históricas, 1987. PDF

Navarro Sánchez, Urenda Queletzú, Criminalidad y justicia penal en San Luis Potosí. El caso de los delitos de sangre.1755-1786, Tesis de Maestría, El Colegio de San Luis, A.C., 2009. PDF

Sánchez-Arcilla Bernal, José, Jueces, criminalidad y control social en la Ciudad de México en el siglo XVIII, Madrid, Dikynson, 2016.

Sánchez Michel, Valeria, Usos y funcionamiento de la cárcel novohispana: el caso de la Real Cárcel de Corte a finales del siglo XVIII, México, El Colegio de México, 2008.

Scardaville, Michael Charles, Crime and the urban poor. Mexico City in the late colonial period, Ann Arbor, Michigan, University Microfilms International, 1980 (tesis, University of Florida).

Instituciones

Bermúdez Aznar, Agustin, “La abogacía de pobres en Indias”, Anuario de historia del derecho español, no. 50, 1980, p. 1039-1054. PDF

Borah, Woodrow Wilson, El juzgado general de indios en la Nueva España, México, Fondo de Cultura Económica, 1985.

Castro Gutiérrez, Felipe, Historia social de la Real Casa de Moneda de México, México, Universidad Nacional Autónoma de México, Instituto de Investigaciones Históricas, 2012, cap. V (sobre el tribunal particular de moneda). PDF

Escamilla González, Francisco Iván, “Inmunidad eclesiástica y regalismo en Nueva España a fines del siglo XVIII: el proceso de fray Jacinto Miranda”, Estudios de historia novohispana, no. 19, 1999, págs. 47-68. PDF

Gayol, Víctor, Laberintos de justicia : procuradores, escribanos y oficiales de la Real Audiencia (1750-1812), Zamora, Mich., El Colegio de Michoacán, 2007.

MacLachlan, Colin M., La justicia criminal del siglo XVIII en México. Un estudio sobre el tribunal de la Acordada, 
México, Secretaría de Educación Pública, 1976.

Proceso judicial

Albornoz Vásquez, María Eugenia, “Cortar la causa, no admitir más escrito, obligar al perdón. Sentencias judiciales para administrar la paz quebrada por las injurias (Chile 1790-1873)”, en Elisa Caselli (coord.), Justicias, agentes y jurisdicciones: de la Monarquía Hispánica a los Estados Nacionales (España y América, siglos XVI-XIX), Madrid, Fondo de cultura económica, 2016, p. 125-157

Baeza Martín, Ascensión, “La condena de españoles a obrajes en Nueva España en 1721: su secuela en la provisión de oficios de las audiencias indianas”, Anuario de Estudios Americanos, 2000, vol. 57, no. 2, p.. 449-474. PDF

Cutter, Charles R. (ed.), Libro de los principales rudimentos tocante a todos juicios, criminal, civil y executivo, año de 1764, México, Universidad Nacional Autónoma de México, Instituto de Investigaciones Jurídicas, 1994.

Mariluz Urquijo, “La Instrucción circular para el mejor y más breve despacho de la formación de las causas criminales (1788)”, en Biblioteca virtual de polígrafosPDF 

Ruiz Guadalajara, Juan Carlos, “Suplicios capitales y humillación del cadáver en la justicia penal de la monarquía Hispánica: el caso de San Luis Potosí en 1767”, en  Elisa Caselli (coord.), Justicias, agentes y jurisdicciones: de la Monarquía Hispánica a los Estados Nacionales (España y América, siglos XVI-XIX), Madrid, Fondo de cultura económica, 2016, p. 212-240.

 

 

Ya salió en el Boletín del Instituto Ravignani (no. 54, enero-junio, 2021, p. 167-169) mi reseña del interesante libro colectivo coordinado por Antonio Ibarra, Álvaro Alcántara y Fernando Jumar, Actores sociales, redes de negocios y corporaciones en Hispanoamérica, siglos XVII-XIX.

Como comento en el primer párrafo, es un libro de mucho interés por sus conceptos, propósitos y estudios de caso. Tiene una clara estructura, con tres secciones temáticas: de la red social al análisis relacional; mercados y actores en la economía global del Imperio; corporaciones, poder y negocios. Cada una comienza con introducciones (de José María Imizcoz, Zacarías Moutoukias y Michel Bertrand) donde se presenta y comenta el estado de la cuestión. El conjunto muestra una recomendable coherencia en los temas y reflexiones; es resultado de un un proyecto de largo plazo, que ha tenido publicaciones precedentes.
Para leer la totalidad de la reseña, haga click aquí.

Lo que iba a ser un “confinamiento” domiciliario de algunas semanas se ha

Archivo:Wikimedia advisory board meeting.jpg - Wikipedia, la enciclopedia  libre
Las reuniones presenciales: cercanía, sociabilidad, pero la distancia no se resolvía bien. Foto: Wikimedia

extendido a muchos meses, y todavía no se le ve un fin evidente. Está en vías de convertirse en un estilo de hacer las cosas. En lo que se refiere a las comunidades y a la vida académica*, hemos adoptado o consolidado recursos, procedimientos y hábitos que parece llegaron para quedarse.

En algunos casos, que son los que aquí me interesan, lo que se aprecia es un reforzamiento de tendencias que estaban ya presentes desde hace un par de décadas, pero de las que no nos habíamos puesto a reflexionar sobre sus implicaciones.

El aspecto más obvio es el de los medios de comunicación, que han modificado radicalmente nuestras interacciones cotidianas en las últimas dos décadas. Si en un momento el e-correo pareció una revolución, ahora las redes sociales y el omnipresente “whatsup” han establecido los mensajes “en tiempo real”, en todo día y toda hora, con sus ventajas e inconvenientes. Las distancias (o inversamente, las cercanías) físicas ya no son un condicionante. Para efectos prácticos, hemos llegado a tener más contacto y comunicación con colegas que pueden estar del otro lado del mundo que con quien está en el cubículo de al lado.  Cuando un historiador busca establecer un diálogo afín a su tema, encuentra que el  lugar apropiado no es siempre el salón de seminarios de su institución sino el espacio “virtual” de la pantalla de su computadora.

Desde luego, la asistencia a las reuniones y seminarios había seguido siendo mayoritariamente “presencial” . La participación “virtual” era un recurso alternativo, más tolerado que aceptado (y, a veces, no muy eficiente). Bien visto, lo que ahora vivimos con las plataformas como zoom o googlemeet, parece la derivación y desarrollo lógico de una tendencia que no habíamos asumido del todo. Al menos por ahora, las interacciones personales se han “virtualizado” por completo.

La fuerte presencia de la institución (las bibliotecas, los pasillos, los cubículos y aulas de seminarios) se ha convertido en algo lejano y difuminado. El trabajo de los académicos se realiza cada vez con más frecuencia en comunidades virtuales, que no están necesariamente adscritas ni limitadas a un espacio institucional específico.

¿Estamos presenciando una especie de “des-institucionalización? Son las instituciones una especie de entidad en vías de obsolescencia? De momento (y subrayo “el momento”), no parece así. Algunos de estos centros hallan su razón de ser en su labor docente o su especialidad temática. También permanecen y permanecerán por inercias institucionales (que generan sus propias lógicas) y por lo que podríamos llamar sus funciones derivadas y secundarias: son espacios de sociabilidad, justifican la existencia de una clase político-académica, son a veces espacios de movilización gremial y forman la matriz de identidades personales y colectivas que en ocasiones son muy vigorosas.

Más allá de los motivos institucionales y culturales que justifican su supervivencia,  me parece que los centros de investigación están transitando hacia la condición de espacios académicos “abiertos”, ya no limitados a su propia vida interna. Proporcionan el sustento físico a redes que se proyectan más allá de sus muros, que se extienden hacia otras instituciones e incluso hacia otros países. Es algo que puede tener sus implicaciones, sobre las cuales convendría reflexionar.


………………..
* Las instituciones académicas que imparten enseñanza a nivel de licenciatura son otro asunto. Aquí me ocupo de las dedicadas a investigación y/o enseñanza en nivel de posgrado.

Espadas y plumas en la Monarquía hispana - Librairie en ligne -  Publications | Casa de Velázquez

Ya salió mi reseña de este buen libro. El párrafo inicial:

El asunto de este libro ciertamente es del mayor interés. Las autobiografías de los soldados-autores de fines del siglo xvi y primeras décadas del siglo XVII, que aquí estudia y comenta Thomas Calvo, muestran en trazos abigarrados la vida cotidiana, preocupaciones, rencores, inquietudes y ambiciones de los hombres que constituían la avanzada y el borde reluciente, afilado, a veces brutal del Imperio español.

El texto completo, en Estudios de Historia Novohispana, no. 63, 2020.

La tendencia no es nueva, pero ha cobrado nuevo ímpetu recientemente: estatuas que celebran la memoria de personalidades que son hoy consideradas inaceptables o inconvenientes han sido derribadas, decapitadas, o manchadas con pintura. Lo mismo se aplica a placas conmemorativas, nombres de calles y plazas, ya sea por vías de hecho, por comisiones encargadas de estudiar y decidir en el tema o incluso como resultado de leyes específicas. En historia, lo llamamos damnatio memoriae y tiene muy antiguos antecedentes. Sobre las consecuencias y ambigüedades de este polémico tema me he ocupado en una nota previa.

Placa conmemorativa
Placa de inauguración del metro por el presidente Díaz Ordaz. Los escombros fueron añadidos como parte de la “presentación”. Museo del Estanquillo, 2020.

Los afectados actuales han sido muy variados: el almirante de la Mar Océano y virrey de las Indias, Cristóbal Colón; los religiosos que construyeron las misiones californianas, como el franciscano Junípero Serra, que con el tiempo se quedaron sin misionados; los tratantes británicos de esclavos, como Edward Colston (quien también fue conocido por sus obras de caridad); el rey Leopoldo II, de ingrata memoria africana; los generales de la Confederación, como Robert E. Lee; Joseph Stalin o Vladimir Lenin en los países que habían estado dentro de la esfera de influencia soviética.

Hay que decir que no existe unanimidad acerca de los méritos y deméritos de estos personajes. Como comenté previamente, la imagen actual de sus actos tiene que ver sólo de manera incidental con el pasado en sí, que frecuentemente es empleado como simple vehículo de discusiones contemporáneas. El asunto tampoco es sencillo, porque muchas veces estas obras fueron hechas por artistas reconocidos y constituyen elementos característicos del paisaje urbano.

Cuando hay un consenso (o una decisión de las autoridades, lo cual no es lo mismo) acerca de que estas celebraciones del pasado no pueden permanecer tal cual, surge la cuestión qué hacer con ellas.

  • 1. En su versión más extrema, se ha propuesto ( o llevado a cabo) la simple destrucción de las estatuas. Es, sin duda, un símbolo poderoso, pero discutible. Puede acabar por cumplir el propósito contrario: después de un tiempo la escultura y el personaje se olvidan, y el vacío que dejan en calles y plazas acaba por ser ignorado. Una opción es construir alguna especie de “anti-monumento” que recuerde los hechos e invite a la reflexión; pero no es algo de fácil realización ni exento de polémicas.
  • 2. Dejarlas como están, mutiladas o con pintura, con la consideración de que lo que ocurrió es una “intervención” parecida a un “performance” artístico, un tanto en el estilo de las obras de Hew Locke, y que de esa manera queda testimonio de agravios y reivindicaciones. Puede hacerse un argumento en el sentido de que, de hecho, así ha ocurrido con muchos edificios y monumentos a lo largo de la historia. Y que quien lo ve, recibe claramente el mensaje.
  • 3. Mantenerlas en su lugar, pero con paneles que pongan al personaje en su contexto. De esa manera, según este argumento, habría un propósito didáctico. Es una opción que parece razonable, pero que difícilmente satisface a los movimientos que reclaman una ruptura definitiva y emocional con el pasado. La estatua, al final, allí queda, con todos sus mensajes e implicaciones.
  • 4. Llevarlas a un museo, como testimonios de un pasado que debe ser explicado. En general, las instituciones museísticas no lo han visto mal, per hay quien se opone a la idea de que se conviertan en una especie de gran depósito de obras indeseadas. También ha ocurrido que hay estatuas ubicadas en los mismos museos que son consideradas hoy como inaceptables, como la de Theodore Roosevelt en el Museo de Historia Natural de Nueva York.
Monumento a Theodore Roosevelt en el American Museum of Natural History. A su lado, a pie, un afroamericano y un indígena. Fuente: Wikimedia
  • 5. La “bodeguización”: se traslada la estatua a un depósito y ahí se la deja más o menos olvidada. En ocasiones se hace de manera “provisional”, pero que se convierte en solución permanente. Es el recurso adoptado por los gobiernos que prefieren no tomar decisiones polémicas. Resulta poco satisfactorio, aunque políticamente conveniente.
  • 6. Crear una especie de “parque temático” donde se amontonan sin mucho orden la gran cantidad de estatuas de algún personaje que poblaban plazas, ayuntamientos y escuelas. Fue la intención de lugares como en Grütas Park, en Letonia, al que se agregaron torres de guardia y alambres de púas para crear un “ambiente”; o Memento Park, en Budapest. Siempre puede ocurrir, desde luego, que los simpatizantes o admiradores de la causa derrotada conviertan estos sitios en una especie de santuario.

    Por otro lado, cuando se traslada (o destruye) una estatua, queda en su lugar un zócalo (muchas veces, construido en materiales nobles, como el mármol o granito), como una especie de vacío visual. Es algo que no se prevé en el momento, pero que resulta inevitable. ¿Qué hacer con él?
Glorieta de Colón sin la escultura de Cristobal Colón.jpg
Vista del monumento a Colón sin la estatua. Ciudad de México, octubre de 2020. Fuente: Wikimedia

En lo personal, como historiador, tengo cierta afección por todos (bueno, casi todos) los monumentos del pasado. Aunque no comparta su propósito y mensaje, me “dicen” muchas cosas, tanto en sí mismos como por el espacio en que se ubican. También me intereso por la didáctica de la historia, que siempre se hace mejor en espacios públicos y abiertos. Por estas razones me inclinaría por dejar las estatuas donde están, con el debido contexto; o por lo menos conservarlas en un museo. Puedo entender, por otro lado, que mis preferencias sean particulares y con el sesgo propio de mi oficio. Es un asunto de interés colectivo y los historiadores deberíamos tomar parte en esta discusión.

Últimamente, casi no pasa semana en que no haya noticias de estatuas de próceres que resultan descabezadas, manchadas con pintura o arrojadas a un río por multitudes entre iracundas y festivas, o que, de manera más institucional,  haya peticiones y decisiones de modificar nombres de plazas o calles que hoy día parecen inaceptables. El último caso ha sido la discreta remoción del monumento a Cristóbal Colón en la ciudad de México, justo antes del 12 de octubre. El recuerdo del pasado se ha vuelto un campo de batalla, sobre todo en la prensa y las omnipresentes redes sociales.

Si de mí dependiera, no pondría ningún monumento celebrando o conmemorando hechos o personajes (o en fin, muchos menos). Lo mismo para calles, plazas, etcétera. Les dejaría sus antiguos nombres, como Plateros (la actual Madero), plazuela del Maíz (hoy Francisco Primo de Verdad) o Taximaroa (ahora, Ciudad Hidalgo, Mich.). Los nombres originales se prestan mucho mejor para recordar y explicar la historia, y en verdad me resultan más interesantes y variados.

Por otro lado, todos los gobiernos y sociedades recurren a los héroes y grandes acontecimientos del pasado en mayor o menor medida para conmemorar lo que les parece conmemorable. Es parte importante de la identidad colectiva y de los proyectos de nación, y tiene su razón de ser. No tengo, en principio, nada en contra de que así sea.

En realidad, la iconografía cívica  no tiene que ver con la historia como disciplina, sino con la memoria histórica: las maneras y propósitos con los que recordamos el pasado.  Por eso, estrictamente hablando, no debería tener mucho sentido preguntarle a un historiador si tal o cual personaje merece o no un homenaje, porque implica un juicio de valor que en mi personal opinión no es propiamente nuestro asunto. Nos dedicamos a reconstruir, entender y explicar el pasado, no a juzgarlo

Por otra parte,  los historiadores no existimos en alguna especie de espacio abstracto, atemporal y estéril. Somos parte de una sociedad, y tenemos afinidades, simpatías y militancias que pueden ser muy diversas; o, simplemente, tenemos un compromiso intelectual con la difusión de la historia. Así, a veces nos resulta inevitable (o deseable) participar en estas discusiones. La historia como disciplina y la historia como memoria pueden acabar en una convergencia en la que deberíamos tener más interés.

Una discusión debería, desde luego, comenzar viendo las cosas en contexto. Frecuentemente se critica el afán iconoclasta diciendo que tal o cual monumento forman parte del patrimonio histórico. Por un lado es cierto: muchos tienen un valor estético bien apreciado, como el “Caballito”, la estatua ecuestre de Carlos IV, obra del celebrado Manuel Tolsá.  Para los historiadores, son incluso una fuente histórica en sí mismos, porque nos hablan del “ambiente” de una época, más allá de que no compartamos su “mensaje”; y los historiadores del arte tienen mucho que decir sobre ellos.

Por otro lado, todos estas expresiones conmemorativas no fueron simplemente expresiones artísticas. Como ha señalado Alfredo Avila, casi invariablemente conllevaron un mensaje acerca de lo deseable, recomendable o encomiable. Se buscaba conmemorar algunos pasados y de manera indirecta se justificaban y ensalzaban las políticas de su presente. Tampoco aparecieron precisamente por alguna especie de consenso social. “Alguien” con autoridad sobre el espacio público (un virrey, un presidente, un municipio, una institución) así lo decidió porque podía hacerlo.

¿Cómo se ha definido lo “conmemorable”? Visto de cerca, siempre se procede por una selección que suele ser parcial. La memoria histórica destaca por sus recuerdos, pero también por sus olvidos (y a veces, por sus indiferencias)También se recuerda de los próceres los hechos o dichos de su vida que hoy día resultan aceptables o elogiables, y se tiende un discreto velo de olvido sobre otros menos convenientes.

Lo mismo se aplica a las “anti conmemoraciones”. Esto es todavía más notable porque ya no se trata tan sólo de la afiliación política o la asociación con regímenes que han caído del lado equivocado de la historia, sino también del racismo, clasismo y sexismo. Ni siquiera puedo imaginarme cuáles serán los motivos de indignación ya no digamos dentro de un par de décadas, sino dentro de un par de años. Cada generación re-escribe su pasado, frecuentemente entre contradicciones y polémicas.

No me interesa realmente entrar en la discusión sobre las inclusiones o exclusiones que configuran nuestro panteón conmemorativo, o de los méritos o deméritos de distintos personajes.  En realidad, si pusiéramos una gran lupa sobre sus vidas encontraríamos inevitablemente algo  que, y sobre todo a los ojos contemporáneos, resultaría poco recomendable. Solamente los santos (al menos según la hagiografía) mostraron señales de santidad desde su tierna infancia, y nunca hicieron nada reprobable. La gran mayoría de los seres humanos, si se me permite esta gran generalización, no es así. 

Todo esto para el historiador remite a una distorsión que siempre tratamos de evitar: el presentismo, el llevar al pasado criterios morales que en su momento y contexto no existían. La esclavitud es un ejemplo notorio. Entre el siglo XVI y el XVIII era algo habitual, que no presentaba a los amos ninguna reserva moral. Personajes hoy día admirados como el obispo Vasco de Quiroga o sor Juana Inés de la Cruz tuvieron esclavos para su conveniencia o comodidad personal. Sin duda su suerte era mucho mejor que la que sufrían los operarios esclavizados de los ingenios azucareros, pero este no es el punto. De muchas maneras sus méritos y aportaciones en causas que hoy compartimos permiten pasar por alto estos “detalles” de sus biografías. Podría dar muchísimos otros ejemplos.

Este aspecto selectivo puede considerarse a la inversa. Mientas se disculpan o se ignoran estos lados “inconvenientes” de algunos personajes, la “cancelación” contemporánea de otros toma aspectos particulares condenables de la vida de un individuo, y supone que anulan todos los demás que podrían, vistos aisladamente, resultar aceptables o incluso elogiables. Es el caso notorio de quienes fueron traficantes de esclavos (o, en nuestra historia, conquistadores y colonizadores), pero también fundaron obras de caridad, fueron benefactores de escuelas y colegios, o patronos de edificios y obras de arte que hoy son fuente de admiración y orgullo colectivo.

En realidad, los personajes del pasado no pueden clasificarse ordenadamente en columnas donde se separe lo admirable de lo reprobable. Hay algunos luminosos, otros definitivamente obscuros, pero en su mayor parte lo que tenemos es una vasta gradación de grises. Lo propio sería verlos como hace un historiador, en el contexto moral de la época. El problema es que la “monumentofobia” contemporánea en realidad tiene poco interés por el conocimiento preciso del pretérito.  Las polémicas sobre la estatua, el nombre de la calle, la denominación de una biblioteca, son simples vehículos, escogidos de manera a veces muy arbitraria, para servir a los intereses de distintas causas (que, desde luego, puede ser muy legítima). Los hechos “históricos”, en realidad, son lo de menos.

Dicho todo esto, hay personajes a los que hoy día no se nos ocurriría dedicarles un homenaje (como, precisamente, Cristóbal Colón), pero cuya efigie o nombre vemos cada día en plazas y calles.  ¿A quién pertenece la decisión de mantenerlos, removerlos, renombrarlos o destruirlos? Del punto de vista legal, seguramente son de gobiernos, municipios y otras instituciones. En un sentido más amplio, son parte del espacio urbano y deberían pertenecer a todos quienes lo habitan, viven y transitan en él. Lo ideal sería establecer mecanismos y disposiciones legales para discutir, consultar y tomar decisiones sobre la presencia de monumentos o nombres de calles que hoy día nos resultan poco aceptables. Así se ha hecho, por ejemplo, en Londres o Nueva York. Desde luego, tampoco es una solución fácil ni exenta de derivaciones inesperadas (como muestra el ejemplo de la Ley de Memoria Histórica de España); pero parece la más adecuada.

Una vez decidida la inconveniencia de algún monumento, las soluciones tampoco son sencillas. Tanto “embodegarlos”, ubicarlos en museos (algo que la respetada Mary Beard considera “irritante”) o dejarlos en su sitio con placas o inscripciones que den el debido contexto presenta problemas.  En lo personal, siempre me inclino por las soluciones que a la vez preserven lo que ha llegado a ser patrimonio histórico y a la vez expliquen las injusticias del pasado, sobre todo cuando sus consecuencias llegan al presente. Son temas a discutirse, en los que los historiadores deberíamos estar interesados.

………

Si le interesó esta nota, vea la segunda parte de este artículo: ¿Qué hacer con esos monumentos incómodos?

Con Guillaume Gaudin hemos escrito una entrada sobre “Les ravages des épidémies européennes au Mexique” para el blog  COVIDAM :La Covid-19 dans les Amériques, del Institut des Amériques.

En este blog hay muchos textos muy interesantes sobre la actual epidemia desde el punto de vista desde las humanidades y ciencias sociales. Por ejemplo, de Samuel Jouault, Gilles Polian y Bernard Tallet, sobre “Au Mexique, la COVID-19 comme révélateur des contradictions sociales et économiques” y “Deux exemples de la diversité des réactions à la crise sanitaire dans le du sud-est mexicain“; de Nicolas Ellison, sobre “Mexique: la pandémie, moment de vérité pour la “4T” de López Obrador?“; y de Michelle Salord, “La quarantaine et « les autres » : Covid et populations précarisées au Mexique“.

Muchos de estos textos están disponibles en inglés; cuando así ocurre, el vínculo respectivo aparece en cada artículo.

Actualización (18/10/2020): la obra ya está disponible en línea, aquí..
………….

Acaba de salir el libro que coordiné con Isabel M. Povea sobre Los oficios en las sociedades indianas.

En esta obra presento un trabajo sobre los oficios del Apartado del Oro y Plata. Trata de los llamados “empleados”, esto es quienes desempeñaban labores de dirección, administración, contabilidad y vigilancia, excluyendo a los obreros (de los que me ocuparé en un próximo trabajo).

Estos oficiales (apartador, conclavero, guardavistas) realizaban la labor de separación del oro y la plata, que no podía hacerse por fundición, sino por un complejo y delicado proceso químico. De su exactitud dependía la extracción y afinación del oro que luego era llevado a la Real Casa de Moneda para acuñar los escudos y doblones utilizados para transacciones mayores, sobre todo por los  grandes “almaceneros” que controlaban el gran transatlántico. Dada la relevancia de esta ocupación, todas las operaciones, ingresos, gastos y egresos eran cuidadosamente registrados por varios amanuenses (que, pese a su nombre, tenían también funciones contables).

La editorial es el Instituto de Investigaciones Históricas de la UNAM y el ISBN es 978-607-30-3381-7. Adjunto aquí el índice completo de la obra.

Índice

1. Una introducción a los oficios en las sociedades indianas, Felipe Castro Gutiérrez e Isabel M. Povea Moreno……………….pág. 9

2. Oficios en el medio rural novohispano. Una aproximación, Brígida von Mentz….pág. 47.

3. Pochtecas, productoras y vendedoras: mujeres tlatelolcas en la Ciudad de México durante el siglo XVI, Margarita Vargas Betancourt……..pág. 83.

4. Bajo la sombra de los grandes obrajes. Obrajuelos, talleres artesanales y trabajadores del textil en la ciudad de Quito (siglo xvii), Carlos D. Ciriza-Mendívil…….pág. 120.

5 .Los barreteros. Trabajo cualificado y sus variantes en el espacio minero de la monarquía hispánica, Isabel M. Povea Moreno…..pág. 149

6. Los oficios y los oficiales del Apartado de Oro y Plata, 1776-1821, Felipe Castro Gutiérrez….…pág. 188.

7. Trabajar y morir en el mar: La tripulación del navío Nuestra Señora del Juncal (1631), Flor Trejo Rivera……..pág. 222.

8. Discusiones en torno a las marinerías transpacíficas. El caso de la duplicidad de plazas en el Galeón de Manila Santísima Trinidad (1752-1753), Guadalupe Pinzón Ríos….pág. 253.

9. De artes teóricas y oficios mecánicos: El heterogéneo mundo de la curación en el Nuevo Reino de Granada, siglos XVI al XVIII, Natalia Silva Prada…..pág. 312.

10. “Por todos los días de vuestra vida…” Oficios de pluma, sociedad local y gobierno de la monarquía”, Víctor Gayol……….pág. 352.

11. Los curas en el Arzobispado de México (1749-1765), María Teresa Álvarez Icaza Longoria…..pág. 386.

Acerca de los autores…..pág. 429