En medio de noticias duras y preocupantes, una nota de importancia para los historiadores corre el riesgo de pasar  a_gomezinadvertida. Aurora Gómez-Galvarriato Freer ha sido designada como nueva directora del Archivo General de la Nación. Parece, en principio, una excelente decisión. Gómez Galvarriato es egresada del ITAM (en Políticas Públicas) y de la Universidad de Harvard (en Historia), donde presentó una tesis sobre “The Impact of Revolution: Business and Labor in the Mexican Textile Industry, Orizaba, Veracruz”. Se ha dedicado a la historia económica, sobre lo cual tiene varias publicaciones, y estaba últimamente adscrita al prestigioso Centro de Investigaciones y Docencia Económica

La nueva directora conoce, pues, los archivos y la  labor de los historiadores, lo cual sin duda es algo bienvenido. Representa también el arribo de otra generación (nació en 1965) a la dirección de nuestros archivos. Y ciertamente que se requiere alguien con energía y con ideas al frente de esta venerable institución, porque tendrá que encargarse de la difícil y delicada tarea de concretar el prometido nuevo edificio.  Agregaría que no estaría de más que comenzara a pensarse seriamente en poner los fondos “en línea”, siguiendo el buen precedente de muchos grandes repositorios nacionales  (véase por ejemplo el envidiable sistema español PARES).  Cabe tener esperanzas al respecto, porque algunas de sus pasadas actividades muestran que está  bien dispuesta hacia la innovación y los empeños digitales.