Las revistas académicas mexicanas sobre historia y antropología han conocido en los últimos años un proceso de acelerada modernización. Parte de ello ha sido la progresiva digitalización y edición en línea, impulsada tanto por los problemas implícitos en la edición impresa como por la creación del Índice Mexicano de Revistas de Investigación Científica y Tecnológica del Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología. Actualmente, las publicaciones periódicas que no están en Internet son raras (y temporales) excepciones. El artículo plantea que no se han aprovechado debidamente las posibilidades técnicas de la edición digital. Al mismo tiempo, considera que la puesta en línea de los artículos puede tener consecuencias imprevistas, tales como la desagregación virtual de los contenidos, una relación interactiva con los lectores y la aparición de formas de validación social de los contenidos académicos.

Véase el texto completo en la revista Nuevo Mundo, Mundos Nuevos