Historia


Sea por las consecuencias y experiencias de las pasadas conmemoraciones, algún cambio en las preferencias institucionales o una evolución de conceptos en el gremio, la divulgación de la historia ha cobrado nuevos bríos. Había sido una especie de subproducto incidental, al que no se hacía mucho caso ni tenía en cuenta a la hora de las evaluaciones.

Las recientes modificaciones al Reglamento del Sistema Nacional de Investigadores, que consideran relevante lo que vagamente se denomina «difusión y promoción del acceso universal al conocimiento» (art. 37-IV)  puede que también influyan en este sentido. En la última promoción se vio que no se trata de una declaración genérica sino de un propósito exigido muy concreto, cuyo incumplimiento puede tener serias consecuencias.

Como quiera que sea, en los últimos tiempos son muchas las instituciones que han presentado sus proyectos en este sentido, en que han participado destacados autores con resultados  a veces muy interesantes y en ocasiones con bastante éxito editorial.

El problema es que continuamos atenidos a la edición impresa, cuando hoy día «divulgación» debería ser sinónimo de «edición digital y acceso abierto»; el público al que se llega es infinitamente mayor.  La divulgación no debería limitarse de pasar de libros gordos con muchas notas a libros flaquitos sin ellas. Es un antiguo formato al que seguimos fieles, por inercia y porque nos resulta cómodo y confiable.

Ocurre asimismo que aun cuando se ponen estos textos en  línea, lo que se hace simplemente es trasladar la versión impresa, tal cual. Es un poco como los primeros automóviles, que seguían con el diseño de las carrozas, sin darse cuenta de que un nuevo formato implicaba nuevos requerimientos. Los vehículos debían ser cerrados, más aerodinámicos, con ruedas anchas, etcétera.

Imagen

En nuestro caso y asunto, las posibilidades que otorgan la  edición digital, con utilización de imágenes sin restricciones, y la inclusión de «vínculos», son enteramente desaprovechadas.  No se trata solamente de opciones técnicas, sino también conceptuales: representaría el tránsito de un modelo de presentación del conocimiento cerrado y autocontenido (el libro) a otro abierto y flexible, donde el lector (y no el editor o autor) es quién decide qué es lo que le interesa. Puede que sea un debate que no queremos abordar, pero que llegará a nosotros inevitablemente,

Existe otro aspecto digno de comentario, el de la dispersión: cada institución promueve iniciativas por su lado, con distintos propósitos y formatos. Esto dificulta la ubicación del conocimiento y su deseable entrelazamiento. Imagínense si varias de las principales instituciones y sociedades científicas reunieran esfuerzos para un proyecto común, convocando el conocimiento, talento y experiencia de sus académicos. Total, soñar no cuesta nada, según dicen.

Un ejemplo interesante es Scholarpedia. Como se aprecia a primera vista, tiene un formato similar a Wikipedia (el software es el mismo, disponible en acceso abierto), pero ahí acaban las similitudes. Los artículos son escritos por académicos, y el proceso de revisión («peer review») es similar al empleado para publicar en revistas especializadas. El formato permite aceptar posibles contribuciones posteriores de terceros autores y realizar modificaciones y actualizaciones, lo cual evita el problema de la obsolescencia.

Scholarpedia tiene una calidad reconocida,  y sus artículos son  aceptados como fuente válida en publicaciones académicas, con la debita citación del autor.  Se ha especializado en neurociencias y física, pero desde luego bien podría ser empleado para otras disciplinas, como las de las humanidades. Me parece un excelente ejemplo a seguir.

El estilo narrativo barroco abundó en analogías, con las cuales se habla de una cosa para aludir a otra y dar mayor fuerza a la expresión. Los autores adquirían fama enlazándolas entre sí, rivalizando en ingenio para construir las más variadas e inesperadas metáforas, aderezadas con múltiples alusiones a los Evangelios y la mitología greco-romana. Si el lector se perdía entre todos estos artificios narrativos no importaba demasiado, porque la forma podía tener más relevancia que el contenido.

El autor de El Ensayador Mayor de las almas, el Gloriosísimo Archangel San Miguel. Sermón panegíríco fue fray Andrés de San Miguel, religioso franciscano, quien se presentaba como ex lector de Sagradas Escrituras, Teología Mística y Vísperas de Teología Escolástica. De él se ocupó el historiador y bibliófilo novecentista Agustín Rivera, quien menciona fue en su tiempo afamado orador sacro, muy al estilo del barroquísimo portugués Antonio Vieyra. El ejemplar consultado pertenece al Fondo Antiguo de la Universidad de Sevilla. 

El libro recoge un sermón pronunciado el 29 de septiembre de 1720 en la toma de velo de la hija de Luisa Manuela, hija del respetado ensayador de la Casa de Moneda, Joseph de León, en el prestigioso convento concepcionista de San Bernardo. Hoy puede parecernos de un estilo alambicado y enredoso, pero se nos olvida que en su momento tuvo un carácter oral, y no podemos compartir la penumbra de la iglesia, el aroma del incienso, la solemnidad del momento y la contenida emoción de los parientes de la profesa.

El mecenas fue el bachiller y clérigo Joseph Eustaquio de León, hermano de la profesa, quien años después sería el primer director de la ceca de Guatemala. No es casual que el libro incluya un grabado alusivo al apellido «de León», que parece un escudo nobiliario sin serlo propiamente, porque obtenerlo era difícil y muy costoso.

El texto de San Miguel es interesante y curioso porque abunda en alusiones que establecen una analogía entre la moralidad cristiana y las labores del ensaye de la plata y el oro, lo cual es bastante inusual pero concordaba con el asunto en cuestión y con la profesión de los piadosos homenajeados. Por ejemplo, los votos de la profesa son las pesas o dinerales con los que San Miguel examina sus virtudes; el Purgatorio es el crisol donde las almas se purifican; la plata representa a la humanidad y el oro a la perfección divina. Incidentalmente, porque no es su propósito, el orador se refiere a varios procedimientos del ensaye, lo cual nos viene bien porque por lo común estamos atenidos a lo que referían los tratadistas, que podían o no ser seguidos en la práctica.

La obra cierra con una sigla presentada entre dos cenefas. Es un elemento común, generalmente descrito como «profesión de fe». Se refiere a “Omnia Sub Correctione Sancta Matris Ecclesiae Catholicae Apostolicae Romanae«. Esto es, que prudentemente el editor se sometía a cualquier censura o corrección eclesiástica.

Memórica, haz memoria es una plataforma gubernamental cuyo objetivo es «poner a disposición del público archivos digitales de variada naturaleza relacionados con la historia y las expresiones culturales de México, fomentando con ello el derecho a la memoria». No se menciona específicamente a su editor o coordinador, o la existencia de algún consejo editorial.

La plataforma tiene varias secciones (línea del tiempo, ensayos, exposiciones, infografías, colecciones de imágenes), con una gran variedad. Da la impresión de un proyecto que más que seguir un plan, ha ido creciendo de manera casuística. 

Aquí me interesa en lo inmediato la presentación de documentos y otros materiales procedentes de archivos públicos, pero también de bibliotecas, diversas instituciones privadas e incluso colaboradores individuales. Notablemente, está el Archivo General de la Nación, actualmente con más de quince mil documentos; obviamente es sólo una pequeña fracción de sus fondos, pero poco a poco el volumen disponible ha ido aumentando. Entre otras instituciones se hallan el Instituto Nacional de Antropología e Historia, el Archivo Histórico de la Cámara de Diputados y Congreso de la Unión,  el Centro de Estudios de Historia de México – Carso y la Biblioteca Nacional.

No es evidente el criterio seguido para la selección de estos documentos. Son muy visibles los temas «notables» (como todo lo referido a Benito Juárez y otros próceres) y todo lo relacionado con la Revolución de 1910,  aunque también hay algunos fondos «populares» del AGN, como «Inquisición». 

Los contenidos se presentan en imágenes de una manera visualmente atractiva. Hay filtros para «tipos de medio» (texto, audio, video) y «recursos» (aquí hay de todo un poco) y pueden verse como imagen o como listado y «colaboradores» (o sea, acervos incluidos). Se indican los derechos de reproducción para cada caso, pero no hay una forma obvia de «descarga», que vendría bien. Es posible que aquí incida la diversidad de derechos reclamados por las instituciones participantes.

El problema principal es (al menos para el AGN) la falta de muchas referencias de la procedencia (los «metadatos»). En muchos casos se indica ramo y expediente, pero no el volumen; así no pueden citarse en la investigación histórica. En otros ejemplos e instituciones se proporciona el enlace al catálogo de la institución de origen, lo cual está bien pero no parece el mejor procedimiento. Es algo que podría corregirse sin mayor dificultad, porque los datos están disponibles.

Memórica nos acerca a lo que siempre hemos querido: un acceso a todos los archivos bibliotecas y museos mexicanos, con recursos digitalizados (como en la española PARES o Europeana, de la Unión Europea). Es cierto que en algunas instituciones mexicanas han existido diversas iniciativas de digitalización y presentación al público, pero son dispersas e incompletas. Falta ver si la intención de Memórica es abarcar esta amplísimo panorama o si sus objetivos son más delimitados.

Para finalizar, hay que decir que está la cuestión de que este es un proyecto de la Coordinación de Memoria Histórica y Cultural de México de la Presidencia de la República. No se trata de una institución como la Secretaría de Educación Pública o el AGN, con un programa estable. Como tantas iniciativas sexenales y conmemorativas, puede que continúe o puede que no. La base es buena y podría dársele continuidad, con algunos ajustes.

Arreglando mis estantes, me encontré La fille de Montezuma, una historia «de capa y espada», de una «colección juvenil».  Está

Imagen

entretenida.

Un joven inglés naufraga en «Tobasco», es tomado prisionero por los «aztèques», está a punto de ser sacrificado en el templo de «Huitzel», es consagrado como avatar del dios Tezcat, se casa con la hija de Montezuma, combate a los conquistadores españoles y después de la caída de Tenochtitlan encabeza una larga resistencia en las montañas. Luego vuelve a Inglaterra, reencuentra a su amor de juventud y narra su historia.

Hay drama, aventuras y romance. Incluye a la bella princesa Otomie, el pusilánime Montezuma, el heroico Guatimuz, la Malinche (que aquí es una dama de la corte), el noble Bernal Díaz, el conquistador «Cortez» (que aquí tiene un papel secundario). El autor hizo sus lecturas para documentarse, pero sea por inadvertencia o licencia literaria incluyó bastantes elementos «exóticos», como que las damas de la nobleza «azteca» usaran un velo para añadir misterio a su belleza.

Tuvo varias reediciones en distintas épocas, en varios idiomas; y son de bastante interés las variantesMontezuma's Daughter eBook by H. Rider Haggard - 1230002242279 | Rakuten  Kobo Greece iconográficas de las portadas. La que tengo es la traducción francesa, de Hachette, 1954. Las ilustraciones son de Jean Sidobre, quien tuvo cierto prestigio en los «comics» y «magazines» franceses. 

El autor, Henry Rider Haggard (1856-1925), fue muy popular en su época y escribió un sinnúmero de novelitas del género de aventuras en civilizaciones remotas y perdidas. Tiene los prejuicios típicos del colonialismo, pero por otro lado muestra simpatía por los conquistados y colonizados. La más famosa de sus obras es «Las minas del rey Salomón», que dio lugar a varias películas de Hollywood.

En fin, está para lectura de ratos ociosos, para película dominguera o serie de Netflix….Obviamente no es una «fuente» para el conocimiento de la época, aunque es interesante para la construcción de la imagen europea de Mesoamérica y las ideas británicas sobre la conquista española.

 

 

La reciente modificación del nombre de la calle «Puente de Alvarado» por el de «Calzada México-Tenochtitlan», con toda y mediática ceremonia, es interesante, más allá del caso particular.

El punto fundamental de este discurso y ceremonia está en el minuto 9:08, cuando Federico Navarrete dice que las ciudades tienen derecho a renombrar sus calles para modificar su relación con el pasado. Es también lo que se enfatiza en el tuit de la jefa de gobierno, Claudia Sheinbaum.

No es el primer caso de reciente modificación de la toponimia urbana: antes estuvo el cambio de la «Plaza de la Noche Triste» por el de «Plaza de la Noche Victoriosa«. Y sospecho que vendrán otros.

La cuestión es quién tiene derecho a decir que algo es o no es conmemorable (o reprobable). Aquí «la ciudad» parece equipararse con «quien la gobierna» (lo cual, dicho sea de paso, puede ser cambiante). Es posible que legalmente sea así, pero la memoria histórica es por su naturaleza plural, selectiva y subjetiva. Las decisiones unilaterales equivalen a reducirla a una sola versión; tienen algo de impositivo.

Sin duda la jefa de gobierno ha hecho bien en buscar el consejo de un destacado historiador, pero sería mejor si se tratara de cuerpos plurales, que representaran instituciones académicas, cuerpos municipales electos, diferentes sectores de la ciudadanía y de la opinión pública. Recuerdo, por ejemplo, que el pasado 8 de marzo varios grupos feministas decidieron renombrar calles para rememorar mujeres que representaban sus causas.  Estas comisiones se han nombrado para situaciones similares en Londres y Nueva York, como comenté en una pasada entrada.

Si me dieran a elegir, preferiría que las calles tuvieran la nomenclatura más antigua registrada, sobre todo la existente antes del entusiasmo por la toponimia cívica. En este caso, me gusta el nombre que Navarrete menciona de paso al inicio de su alocución: el Canal de los Toltecas.

«Para el caso de Quito había estudios interesantes, algunos de los cuales abordaban asuntos específicos o bien se ocupaban de los inicios o fines del periodo colonial. Nos hacía falta un trabajo como el aquí reseñado, de amplia perspectiva, para ese largo siglo XVII que va un poco más allá de lo cronológicamente convencional. Es cuando se consolidan tendencias y procesos insinuados en la centuria previa, y que anticipan mucho de lo que vendría después….

Para el lector, este conjunto de atractivas propuestas remite de inmediato a los grandes ejes de la discusión actual sobre las sociedades hispanoamericanas, que giran entre estructura y agencia, etnicidad y clase, colectividad e individuo, así como a la inevitable tensión entre análisis cuantitativos y ejemplos cualitativos. En este
sentido, esta es una obra de interés particular pero también de amplias implicaciones.»

Ver el texto completo, publicado en revista Secuencia, julio de 2021.

Este artículo se ocupa de la actuación de Pascual Ignacio de Apezechea al frente del Apartado de Oro de la Nueva España.

El personaje es interesante y su biografía da para varias reflexiones; pero más allá de su historia particular, su obra es una vía de interés para comprender la compleja naturaleza del trabajo en esa institución, la relevancia de las relaciones clientelares, del intercambios de lealtades por apoyos. También proporciona una ventana inusual para reconstruir y comprender la razón de ciertos enconados conflictos, y la manera en que el personal de supervisión y administración podía desafiar a sus jefes, utilizando a su favor las mismas ordenanzas y el hecho de que, como personal muy calificado, no eran fácilmente reemplazables. La perspectiva es la de una microhistoria del trabajo.

Ha sido publicado en Revista Latinoamericana de Trabajo Y Trabajadores, no. 2, p. 27-57. Puede leerse aquí.

En ocasiones me preguntan sobre obras y textos que den razón del «giro cultural» y del posible empleo de estos estudios en historia social.

La naturaleza misma de la nueva historia cultural deriva en que no puede reducirse a una serie de pasos, como sucedía con la historia cuantitativa y serial. No hay un equivalente del muy consultado libro de Ciro Cardoso y Héctor Pérez Brignoli, Los métodos de la historia. Iniciación a los problemas, métodos y técnicas de la historia demográfica, económica y social (Barcelona, Crítica, 1976). Esta nueva corriente consiste en una serie heterogénea y plural de teorías, principios, conceptos y actitudes que no pueden reducirse fácilmente a una enumeración ordenada de pasos y procedimientos. En muchos aspectos, tiene una relación muy cercana a la creación literaria, con la que está muy emparentada: tiene más de arte que de método.

Lo que sigue, por tanto, son varias lecturas recomendadas. He buscado en lo posible artículos que sirvan a modo de introducción y que estén disponibles en línea. Los interesados podrán acudir a las obras principales de cada autor, en bibliotecas y librerías (o algunos sitios en la web…). Algunos textos no han sido traducidos; si llega a ocurrir, actualizaré las referencias.
No pretendo ser un experto en esta compleja perspectiva, sino un lector muy interesado. Iré incorporando referencias en la medida en que avancen mis propias revisiones.

………………………………………

Una mirada crítica de la historiografía de los Annales y la evolución historiográfica contemporánea: François Dosse, La historia en migajas. De Annales a la “nueva historia«, México, Universidad Ibero Americana, 2006.

Un «estado de la cuestión» de la historia social, en Peter Burke, Historia y teoría social, Buenos Aires, Amorrortu, 2007.

Sobre el carácter «relacional» de la historia social con otras disciplinas: Jürgen Kocka, «Historia social. Un concepto relacional», en Historia Social, no. 60 (2008), pp. 159-162 (Disponible en jstor)

Una discusión de la correlación entre estructura y «agencia» (la capacidad individual o colectiva de controlar o transformar hasta cierto punto las relaciones sociales en que se está inmerso): William H. Sewell, Jr., «A Theory of Structure: Duality, Agency, and Transformation», American Journal of Sociology, Vol. 98, No. 1, Jul., 1992. (Disponible en Jstor)

Una crítica a la historia de las «mentalidades», que tuvo un desarrollo importante en México: Fréderique Langue, «La historia de las mentalidades y el redescubrimiento de las Américas», en, Revista Actualidades, Centro de Estudios Latinoamericanos Rómulo Gallegos, Caracas, n°7, 1998. (PDF)

La historia social e historia conceptual: la cambiante etimología de las palabras “claves” y vinculadas con sistemas de valores, como “progreso”, “decadencia”, “patriotismo” o “revolución”: Reinhart Koselleck , «Social History and Conceptual History», en International Journal of Politics, Culture, and Society, Vol. 2, No. 3, 1989. (Disponible en Jstor)

El giro interpretativo en las ciencias sociales: la narración como una “descripción densa” que toma en cuenta de manera detallada el texto y el contexto para comprender las conductas y los patrones de las relaciones sociales y culturales. Clifford Geertz, La interpretación de las culturas, México, Gedisa, 1987.

Historia y memoria histórica: Pierre Nora, «La aventura de Les lieux de mémoire», Ayer , 1998, No. 32, 1998. (Disponible en jstor)

Pierre Bourdieu, en El sentido práctico (Buenos Aires, Siglo XXI, 2007), acerca de las personas dentro de los “campos sociales”, en las que recurren a su capital (económico, cultural, social, simbólico). Introduce asimismo la noción de “habitus”, esto es los esquemas de actuar, pensar, percibir y sentir asociados con oficios y posiciones sociales. Interesan asimismo sus reflexiones sobre el papel de los intelectuales en la sociedad.

Sobre el análisis de lenguaje cotidiano de las personas: William Sewell, Trabajo y revolución en Francia. El lenguaje del movimiento obrero desde el antiguo régimen hasta 1848 (Madrid, Taurus, 1982); y Gareth Stedman Jones, Lenguajes de clase. Estudios sobre historia de la clase obrera inglesa (1832-1932), Madrid, Siglo XXI de España, 1989.

Joan Scott, «Sobre el lenguaje, el género y la historia de la clase obrera», en Historia social, ISSN 0214-2570, Nº 4, 1989. (Disponible en jstor)

En relación a la microhistoria: Natalie Zemon Davis, «Las formas de la historia social» en Historia Social, no. 10, verano 1991. (Disponible en Jstor).

Una revisión de la nueva historia cultural por un reconocido mexicanista:
Eric Van Young, The Hispanic American Historical Review, Vol. 79, No. 2, Issue: Mexico’s New Cultural History: Una Lucha Libre (May, 1999), pp. 211-247 (Disponible en Jstor)

Este volumen de HAHR tiene otros artículos de interés; ver aquí. Ver en particular una respuesta crítica: Stephen Haber, «Todo se vale: la nueva historia cultural de México», traducido al español en Política y Cultura, núm. 16, otoño, 2001. (PDF) ,

BARABAS, Alicia M., Utopías indias. Movimientos sociorreligiosos en México, México, Grijalbo, 1989.

BRACAMONTE y Sosa, Pedro, La encarnación de la profecía Canek en Cisteil, México, CIESAS, 2004.

CASTRO GUTIERREZ, Felipe, Nueva ley y nuevo rey : reformas borbónicas y rebelión popular en Nueva España, Zamora, Mich., El Colegio de Michoacán – Universidad Nacional Autónoma de México, 1996.

DIAZ-POLANCO, Héctor y Carlos Manzo, Documentos sobre las rebeliones indias de Tehuantepec y Nexapa, 1660-1661, México, Centro de Investigaciones y Estudios Superiores en Antropología Social, 1992, 221 p.

____________ y Araceli Burguete, «Sociedad colonial y rebelión indígena en el Obispado de Oaxaca (1660)», en Héctor Díaz-Polanco (coord.), El fuego de la inobediencia. Autonomía y rebelión india en el Obispado de Oaxaca. México, Centro de Investigaciones y Estudios Superiores en Antropología Social, 1992, p. 17-52.

DUCEY, Michael T., Una nación de pueblos. Revueltas y rebeliones en la Huasteca mexicana, 1750-1850, Xalapa, Ver., Universidad Veracruzana, 2015.

GARCIA DE LEON, Antonio, Resistencia y utopía. Memorial de agravios y crónicas de las revueltas y profecías acaecidas en la provincia de Chiapas durante los últimos 500 años de su historia, México, Era, 1985, 2 v.

CASTRO, Felipe, Virginia GUEDEA y José Luis MIRAFUENTES  (eds.), Organización y liderazgo en los movimientos populares novohispanos, México, Universidad Nacional Autónoma de México-Instituto de Investigaciones Históricas, 1992, p.37-114.

GIUDICELLI, Christophe, «El miedo a los monstruos. Indios ladinos y mestizos en la guerra de los tepehuanes de 1616 » , Nuevo Mundo Mundos Nuevos 14 febrero 2005. URL : http://journals.openedition.org/nuevomundo/614

GRUZSINSKI, Serge El poder sin límites. Cuatro respuestas indígenas a la dominación española, México, Instituto Nacional de Antropología e Historia-Instituto Francés de América Latina, 1988.

GÜERECA DURÁN, Raquel, Un dios y un reino para los indios : la rebelión indígena de Tutotepec, 1769, México, Bonilla Artigas Editores – Universidad Nacional Autónoma de México, 2014.

GUTIERREZ, Ramón A., Cuando Jesús llegó, las madres del maíz se fueron. Matrimonio, sexualidad y poder en Nuevo México. 1500-1846, México, Fondo de Cultura Económica, 1993.

HAMNETT, Brian R., Raíces de la insurgencia en México, Historia regional, 1750-1824, México, Fondo de Cultura Económica, 2012.

HUERTA, María Teresa y Patricia Palacios (eds.), Rebeliones indígenas de la época colonial, México, Instituto Nacional de Antropología e Historia, l976.

KATZ, Friedrich (comp.), Revuelta, rebelión y revolución. La lucha rural en México del siglo XVI al siglo XX, México, Era, 1988, 2 v.

LARA CISNEROS, Gerardo, El cristianismo en el espejo indígena : religiosidad en el occidente de la Sierra Gorda, siglo XVIII , 2a. ed., México, Universidad Nacional Autónoma de México – Universidad Autónoma de Tamaulipas, 2009.

MIRAFUENTES GALVÁN, José Luis, «Agustín Ascuhul, el profeta de Moctezuma. Milenarismo y aculturación en Sonora (Guaymas, 1737)», en Estudios de Historia Novohispana, no. 12, p.123-142.

__________, «El ‘enemigo de las casas de adobe’. Luis del Sáric y la rebelión de los pimas altos en 1751″, en Castro, Guedea y Mirafuentes (eds.), Organización y liderazgo en los movimientos populares novohispanos, México, Universidad Nacional Autónoma de México-Instituto de Investigaciones Históricas, p. 147-176.

__________, «De la resistencia étnica a la rebelión social. Guerra, tumultos y subversión de los indios de Sonora. Siglo XVIII», en Históricas, no. 24, México, Universidad Nacional Autónoma de México-Instituto de Investigaciones Históricas, 1988, p. 16-22.

NAYLOR, Thomas H. y Charles W. Polzer (comp., ed.), The Presidio and Militia on the Northern Frontier of New Spain. A Documentary History, 1570-1700, Tucson, The University of Arizona, 1986.

PASTOR, Rodolfo, «Rebeliones campesinas en México: 1520-1900. Ensayo de interpretación», en La palabra y el hombre, no.52, Xalapa, Universidad Veracruzana, oct.-dic.1984, p.103-120.

RIO, Ignacio del, Conquista y aculturación en la California jesuítica. 1697-1768, México, Universidad Nacional Autónoma de México-Instituto de Investigaciones Históricas, 1984.

RUZ, Mario Humberto, «Los rostros de la resistencia. Los mayas ante el dominio hispano», en María del Carmen León, Mario Ruz y José Alejos García, Del katun al siglo. Tiempos de colonialismo y resistencia entre los mayas, México, CONACULTA, 1992, p. 85-162.

TAYLOR, William B., Embriaguez, homicidio y rebelión en las poblaciones coloniales mexicanas, México, Fondo de Cultura Económica, 1987.

TUTINO, John, De la insurrección a la revolución en México. Las bases sociales de la violencia agraria, 1750-1940, México, Era, 1990.

VIQUEIRA, Juan Pedro, «¨Que había detrás del petate de la ermita de Cancuc?», en Gabriela Ramos y Henrique Urbano (comps.), Catolicismo y extirpación de idolatrías. Siglo XVI-XVIII, Cusco, Centro de Estudios Regionales Andinos «Bartolomé de las Casas», 1993, p. 389-458.

YOUNG, Eric van, La crisis del orden colonial. Estructura agraria y rebeliones populares de la Nueva España. 1750-1821, México, Alianza, 1992.

(entrada en desarrollo)
………………

Fuentes

Beleña, Eusebio Bentura, Recopilación sumaria de todos los autos acordados de la Real Audiencia y Sala del Crimen de esta Nueva España. estudio introductorio de María del Refugio González, México, UNAM, Instituto de Investigaciones Jurídicas, 1991

Recopilación de leyes de los reynos de las Indias, libro vii. PDF

Estudios generales sobre derecho indiano

Arenal Fenochio, Jaime del, «La ‘escuela’ mexicana de historiadores del derecho», Anuario Mexicano de Historia del Derecho, vol. 18, 2006, p. 57-76.

Tau Anzoátegui, Víctor,  El poder de la costumbre : Estudios sobre el Derecho Consuetudinario en América hispana hasta la emancipación, Madrid, Fundación Ignacio Larramendi, 2000. PDF

Tomas y Valiente, Francisco, El derecho penal de la monarquía absoluta: siglos XVI, XVII y XVIII,  2a ed., Madrid, Tecnos, 1992.

Estudios sobre criminalidad

Granados Macías. Claudio Antonio, La justicia criminal novohispana. El caso de la alcaldía de Aguascalientes, 1575-1821, Aguascalientes, Universidad Autónoma d Aguascalientes, 2018. PDF

Hidalgo Nuchera, Patricio, Antes de la Acordada. La represión de la criminalidad rural en el México colonial (1550-1750), Sevilla, Universidad de Sevilla, 2013. 

Lozano Armendares, Teresa, La criminalidad en la ciudad de México, 1800-1821, México, Universidad Nacional Autónoma de México, Instituto de Investigaciones Históricas, 1987. PDF

Navarro Sánchez, Urenda Queletzú, Criminalidad y justicia penal en San Luis Potosí. El caso de los delitos de sangre.1755-1786, Tesis de Maestría, El Colegio de San Luis, A.C., 2009. PDF

Sánchez-Arcilla Bernal, José, Jueces, criminalidad y control social en la Ciudad de México en el siglo XVIII, Madrid, Dikynson, 2016.

Sánchez Michel, Valeria, Usos y funcionamiento de la cárcel novohispana: el caso de la Real Cárcel de Corte a finales del siglo XVIII, México, El Colegio de México, 2008.

Scardaville, Michael Charles, Crime and the urban poor. Mexico City in the late colonial period, Ann Arbor, Michigan, University Microfilms International, 1980 (tesis, University of Florida).

Instituciones

Bermúdez Aznar, Agustin, «La abogacía de pobres en Indias», Anuario de historia del derecho español, no. 50, 1980, p. 1039-1054. PDF

Borah, Woodrow Wilson, El juzgado general de indios en la Nueva España, México, Fondo de Cultura Económica, 1985.

Castro Gutiérrez, Felipe, Historia social de la Real Casa de Moneda de México, México, Universidad Nacional Autónoma de México, Instituto de Investigaciones Históricas, 2012, cap. V (sobre el tribunal particular de moneda). PDF

Escamilla González, Francisco Iván, «Inmunidad eclesiástica y regalismo en Nueva España a fines del siglo XVIII: el proceso de fray Jacinto Miranda», Estudios de historia novohispana, no. 19, 1999, págs. 47-68. PDF

Gayol, Víctor, Laberintos de justicia : procuradores, escribanos y oficiales de la Real Audiencia (1750-1812), Zamora, Mich., El Colegio de Michoacán, 2007.

MacLachlan, Colin M., La justicia criminal del siglo XVIII en México. Un estudio sobre el tribunal de la Acordada, 
México, Secretaría de Educación Pública, 1976.

Proceso judicial

Albornoz Vásquez, María Eugenia, «Cortar la causa, no admitir más escrito, obligar al perdón. Sentencias judiciales para administrar la paz quebrada por las injurias (Chile 1790-1873)», en Elisa Caselli (coord.), Justicias, agentes y jurisdicciones: de la Monarquía Hispánica a los Estados Nacionales (España y América, siglos XVI-XIX), Madrid, Fondo de cultura económica, 2016, p. 125-157

Baeza Martín, Ascensión, «La condena de españoles a obrajes en Nueva España en 1721: su secuela en la provisión de oficios de las audiencias indianas», Anuario de Estudios Americanos, 2000, vol. 57, no. 2, p.. 449-474. PDF

Cutter, Charles R. (ed.), Libro de los principales rudimentos tocante a todos juicios, criminal, civil y executivo, año de 1764, México, Universidad Nacional Autónoma de México, Instituto de Investigaciones Jurídicas, 1994.

Mariluz Urquijo, «La Instrucción circular para el mejor y más breve despacho de la formación de las causas criminales (1788)», en Biblioteca virtual de polígrafosPDF 

Ruiz Guadalajara, Juan Carlos, «Suplicios capitales y humillación del cadáver en la justicia penal de la monarquía Hispánica: el caso de San Luis Potosí en 1767», en  Elisa Caselli (coord.), Justicias, agentes y jurisdicciones: de la Monarquía Hispánica a los Estados Nacionales (España y América, siglos XVI-XIX), Madrid, Fondo de cultura económica, 2016, p. 212-240.

 

 

Página siguiente »